La resiembra y la recuperación del césped

BY IN Blog 3 COMENTARIOS , , ,

En estos artículos vamos a intentar trasladaros muchos años de experiencia de varios jardineros que se han ocupado en la instalación y mantenimiento de césped en todo tipo de instalaciones, tanto de chalets privados, como de comunidades de propietarios, instalaciones deportivas e inclusive parques públicos.

Muchas veces nos encontramos a finales del invierno con céspedes que han sufrido mucho por diversas circunstancias, bien porque llevaron mucho desgaste en verano por estar rodeando una piscina, porque han sufrido heladas, el riego no ha sido el correcto, han sufrido plagas etc., muchas y variadas son las causas que nos llevan ahora a finales del invierno a encontrarnos con céspedes llenos de calvas, secos, degradados, invadidos por especies invasoras de todo tipo…

Nosotros vamos a ir indicando los pasos necesarios para poder recuperar estos céspedes y así poder recobrar el esplendor que tuvieron en su día o debieron tener.

Vamos a dividir estas acciones de recuperación del césped en varios grupos:

1º La mejor época para la resiembra.

La resiembra del césped de puede realizar durante dos períodos, a primeros del otoño o a primeros de primavera, depende de si el clima es frío o cálido y del tipo de césped que se desee plantar.

En climas fríos es mejor plantar a primero de otoño, cubriendo con una gruesa capa de mantillo que dará calor a la semilla para protegerla de las frías temperaturas del invierno y enraizará con mucha fuerza.

En climas cálidos lo normal es hacerlo al principio de la primavera, ya que con menos cantidad de abono y de semilla conseguiremos unos excelentes resultados, eso sí cuidado con la heladas puntuales que pueden dar al traste con nuestra labor.

2º Qué tipo de semilla elegir.

Primero y por norma natural, lo lógico es resembrar con semillas del césped existente, lo que hará que cuando broten las nuevas semillas consigamos un aspecto totalmente homogéneo, lo que conseguirá que visualmente obtengamos la pradera de césped que todos buscamos.

No obstante, puede ser que el césped esté estropeado porque en su día no se utilizó la semilla adecuada, también puede ser que el césped sea ya tan viejo que haya evolucionado a diferentes especies tanto de césped como de grama y otras que nos sea imposible saber cúal es el que se utilizó en su día, en este caso nosotros deberemos de elegir la que consideremos que va a necesitar la instalación.

Para nuestro clima mediterráneo vamos a proponer dos opciones:

1º Opción:

Una mezcla de semillas que lleve, césped tipo ray grass a 20 gramos por m2, agrostis 5 gramos por m2 y poa 10 gramos por m2.

El ray grass crece muy rápido y es muy fuerte de cara a todo tipo de adversidades como temperatura, enfermedades, pisadas, etc., por lo que es la especie más utilizada. Además, su color verde intenso da un aspecto muy bonito a la pradera de césped. Por último, tiene la gran ventaja de que coloniza rápidamente mucho terreno por lo que a la hora de tapar calvas por ejemplo es un gran acierto.

La festuca arundinacea, es una planta que aguanta muy bien las altas temperaturas, y puede resistir períodos de poca agua gracias a que enraíza mucho y muy bien, es ideal para aguantar en zonas de mucho tránsito o en la que va a haber mucha actividad humana como en las zonas de piscina y tiene una última gran ventaja y es que es muy resistente a la sal por lo que se puede adaptar muy bien en las zonas o urbanizaciones cercanas al mar.

La poa trivialis es una especie de césped que utilizamos mucho por su adaptación en zonas de sombra, producidas o bien por arbolado, por construcciones, etc, por esto la combinamos con las otras semillas para que todas las zonas de menos luz queden bien tupidas con este tipo de césped.

Lo bueno de esta mezcla es que no vas a notar la diferencia entre unas especies y otras por lo que verás una bonita pradera de césped en todas las zonas de tu jardín.

2º opción:

También podemos plantearnos resembrar con lo que vulgarmente se ha venido llamando grama, es decir, una serie de especies de hoja más ancha, que colonizan de una manera más lenta pero que se hacen una vez arraigadas muy fuertes y resistentes a bajas y altas temperaturas, a mucha y poca humedad, a mucho y poco tránsito de gente, en definitiva son más cómodas y económicas de mantener, con el inconveniente de que el aspecto de la pradera de césped no es tan bonito y que su sensación al pisarla es más ruda y no resulta tan agradable.

Estas variedades son denominadas como césped macroterme y entre ellas se encuentran la denominada mediterráneo, c4, zoysia japonica, paspalum vaginatum o la bermuda híbrida.

Son especies invasoras y crecen de forma horizontal, colonizan todo el terreno y forman un césped denso y muy tupido, en verano se riegan sólo dos o tres veces a la semana y en invierno basta con un riego semanal.

En el próximo post os seguiremos comentando los siguientes pasos a seguir.

3 Comments

  1. Marcos González |

    Muchas Gracias, por fin alguien aclara el tema de las semillas, un saludo.